lunes, 30 de octubre de 2017

La demencia: un obstáculo para el disfrute de la vejez

ESTADÍSTICAS: ESTUDIOS MUESTRAN LA PROBLEMÁTICA

Latinoamérica tiene una población envejeciente que va en aumento. Para 2030 tendrá 114.9 millones de personas mayores de 60 años. RD no escapa a la realidad.









Deyanira Polanco
deyanira.polanco@listindiario
Santo Domingo


La vejez, fuente de conocimientos acumulados, sabiduría y de afecto, impedida en muchos casos de un ejercicio pleno por la demencia, una enfermedad degenerativa del cerebro que afecta a unos nueve millones de personas en el mundo cada año.


Pero ser viejo no es sinónimo de demencia. Se puede llegar a ella con un cerebro sano, previniendo los factores de riesgo modificables, con un diagnóstico temprano y si asume como un problema de salud pública.

Latinoamérica tiene una población envejeciente que va en aumento, para 2030 tendrá 114.9 millones de personas mayores de 60 años. En el caso de República Dominicana con un promedio de vida de 73.9 años, tiene un 18.9% de incidencia estandarizada de demencia.

El investigador y profesor británico Martin Prince, es quien ofrece los datos y plantea un diagnóstico temprano y completo para evitar complicaciones de salud, dado lo costosa que resulta para las familias. El costo actual es de 800 billones de dólares y se estima que para el 2030 será de dos trillones. 

“Exámenes cognitivos; entrevistas clínicas, entrevistas de riesgos de factores sociodemográficos; examen físico/neurológico; examen rápido de sangre, entrevista informante”, son las evaluaciones que citó Prince, establecidas en el protocolo del Grupo Investigación de la Demencia en 12 países 10/66, que incluye a República Dominicana. Lo hizo durante la conferencia Epidemiología de la Demencia en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU).

Es un investigador británico que ha contribuido al conocimiento de salud pública en los aspectos del envejecimiento y enfermedades crónicas en los países de medianos y bajos ingresos. Su trabajo ha tenido impacto para que los sistemas de salud puedan establecer medidas contra esas enfermedades.

Es coautor del reporte de demencia que hizo el Reino Unido para desarrollar su estrategia nacional sobre demencia. Ha desarrollado reportes para la Organización Mundial Alzheimer, entre ellos el de prevalencia de personas con demencia en el mundo, otro sobre el costo social de la demencia y factores de riesgo modificables para la demencia.

Ser viejo no es sinónimo de tener una demencia


La doctora Deysi Acosta, investigadora junto al doctor Prince y otros especialistas del 1066, y de equipo investigativo de la UNPHU, señala los factores de riesgo para el desarrollo de la demencia que pueden ser modificables y los que no. 

“Todo lo que es malo para el corazón es malo para el cerebro, por tanto, dislipidemia, o sea el colesterol alto, los triglicéridos altos son factores importantes que se acumulan en los vasos sanguíneos y hacen que el cerebro se quede sin oxigenación y va haciendo lo que es demencia multiinfarto” señala.

La propuesta que hace la especialista para envejecer con un cerebro sano es evitar el sedentarismo, la obesidad troncular (o sea la barriga grande), hipertensión y diabetes, para lo que se requiere un estilo de vida saludable.

En el caso de los factores no modificables señalan ambos investigadores que la herencia es determinante. La demencia no es solo de viejos, la gente joven también es afectada. Aunque menos casos, pero sí con mayor agresividad.

RD tiene baja cobertura para pacientes con demencia
Desde el año 2003 se lleva a cabo la investigación sobre esta enfermedad en República Dominicana, que abarca los sectores de Villa Francisca, San Carlos, Zona Colonial y Mejoramiento Social, donde le dan seguimiento a 2,043 personas.

El hallazgo es de una prevalencia de 11.6% de personas mayores de 65 años con demencia, en la población señalada. “Eso equivale a unos 125 mil casos, con la aparición de 24 nuevos casos “por cada mil años de personas”, explica la doctora Acosta, al señalar que esa cifra se duplica cada 20 años.

En los 14 años que se lleva estudiando el fenómeno se ha evidenciado una mejoría en el sistema de la seguridad social, pero se necesita un plan nacional para esta población.

La cobertura es deficiente y no hay especialistas suficientes en el país para dar la asistencia integral, resaltó el investigador Martin Price.

Se requiere del diagnóstico integral para detectar los casos de demencia temprano, ya que su detección cuando está avanzada la enfermedad empeora la salud de los pacientes y representa una carga económica insostenible en muchos casos.

Los investigadores plantean educar la fuerza laboral, ya que es la atención primaria donde se detectan los casos. Es asunto de salud pública general.

Cuidado de personas con demencia a cargo de menores
El 16% de los casos de los cuidadores de envejecientes con demencia en el país está a cargo de menores de 16 años, lo que llama a preocupación a los investigadores que proponen un cuidado inclusivo del sistema de salud, la comunidad y la familia.

Lo que más afecta a los cuidadores es la dependencia emocional que crea el enfermo del que cuida. En el país la mayoría de los hogares que están a cargo de las mujeres, ellas no pueden dejar de trabajar para cuidar a los pacientes, que requieren atención 24 horas, y esto recae en los hijos y nietos que son los que quedan en la casa para los adultos salir a trabajar.

Ante esta realidad, una de las sugerencias es proveer a la comunidad con recursos donde estos enfermos puedan mejorar la calidad de vida. Centros comunitarios para esas personas y trabajar en el estigma de la enfermedad. 

No se confunda
Demencia quiere decir pérdida de las habilidades intelectuales adquiridas. Cuando comienza no se puede revertir porque tiene un curso progresivo, peros se puede en su momento hacerle la vida mejor a una persona con demencia, cambiarle la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario