lunes, 24 de abril de 2017

Bosch: Mis relaciones con Caamaño


       

                                                            Profesor Juan Bosch y el Coronel Caamaño

En un articulo que produjo la revista ¡ahora!, No 486, del 5 de marzo de este año bajo el titulo de “Bosch relata la desaparición de Caamaño” conté mis relaciones con el Héroe de abril hasta aquel domingo” ya en el mes de octubre (de 1967)” cuando “Caamaño y su familia salieron hacia Madrid desde Benidorm, donde vivía para esos días. En ese articulo expliqué que al despedirme “me dio un abrazo y me dijo algo que no pude entender. Sin embargo, el abrazo y las palabras se correspondían y tenían una significación especial; no era una despedida simple sino algo más. Fue como si me hubiera dicho que volviéramos a vernos en circunstancias especiales, en otra forma, en otra tierra”, según dije en ese artículo. Y lo cierto es que no volvimos a vernos, aunque faltó poco para que nos viéramos de nuevo; y nuestras relaciones se reanudaron, aunque de manera irregular y por muy poco tiempo, algunos meses del año 1968. Y a esas relaciones cortas e irregulares es a las que voy a referirme en este artículo.

No me seria fácil ahora, a esta distancia de años, cuantos días pasaron desde que Caamaño salió de Benidorm hasta que llegó a Londres; pero deben haber sido pocos porque no debíamos ir por el 15 de octubre cuando se presentó en mi casa una persona que llevaba un mensaje de Caamaño. El mensaje iba dentro de un cigarrillo y era muy corto; en él me anunciaba que el portador me entregaría 500 dólares para que los guardaras para él (Caamaño) podría necesitar en cualquier momento que alguien hiciera viaje a cualquiera otra gestión que él pudiera pedirme. Tal vez dos o tres semanas después de eso, a fines de la primera semana del mes de noviembre, tal como dije en el artículo que reprodujo la revista ¡ahora!, se presentó en Benidorm el capitán Héctor Lachapelle Díaz; y según dijo en el mencionado artículo: “había volado desde Londres hasta Alicante para saber si yo tenia noticias del coronel Caamaño; el Dr. Jottin Cury y Doña Chichita de Caamaño, también en busca de noticias. Cury, Montes Arache, Lachapelle y yo tuvimos largo tiempo realizando punto por punto, y con la mayor atención, todas las posibilidades del caso, y nuestra conclusión fue una: el coronel Caamaño se había ido de Europa por su propia voluntad y después de haber preparado con mucha con mucha anticipación y con mucho cuidado cada uno de sus pasos. No había temor de que le hubiera sucedido o pudiera sucederle una desgracia. Nuestras dudas quedaron sin aclarar sólo en un aspecto. No sabíamos, ni podríamos averiguarlo por el momento, a donde había ido Caamaño.

Lo que no dije de esa entrevista en ese artículo es que en vista de que ni Montes Arache ni Lachapelle Díaz ni Jottin Cury tenía medios para moverse por Europa; yo dispuse de los 500 dólares que Caamaño me había mandado unas tres semanas antes y se los entregué para que los usaran a su mejor saber y entender. A partir de entonces no volví a tener noticias de Caamaño, pero el 6 de enero de 1968 (y no puedo olvidar la fecha porque en la noche anterior había nevado en las montañas que están detrás de Benidorm y el día de los Reyes Magos era frio hasta calar los huesos) supe que estaba en Cuba; lo supe por una visita que llegó de Valencia a llevarme un mensaje suyo.

Yo tengo buena memoria, y para algunas cosas, muy buena; pero hay algunas otras en la cual no es buena; por ejemplo, en los títulos de los libros que leo y en las fechas de los acontecimientos de mi vida, sean o no sean importantes. Puedo recordar que el día de la llegada a Benidorm de la visita de que acabo de hablar era 6 de enero porque en ese caso se unieron dos circunstancias; era el día de Reyes y las montañas de Benidorm estaban nevadas. Sin embargo, no podría decir ahora con seguridad si las cosas que voy a referir inmediatamente las dije en esa fecha o en el mes de marzo, cuando volvió a visitarme la misma persona. Creo, sin embargo, que lo que hablé entonces con esa visita fue lo que voy a contar porque parte de la conversación se relacionó con el Dr. José Francisco Peña Gómez y el Dr. Peña Gómez andaba por esos días cerca de España; tal vez estaba en Suecia y creo que estuvo en Benidorm al finalizar el mes de diciembre.

Lo primero que me dijo la visita, de parte del coronel Caamaño, era que él se hallaba en Cuba y que había un Cubano interesado en tener entrevista con el compañero Peña Gómez (que todavía no tenia titulo de Doctor en Derecho); que la entrevista se había arreglado para ser celebrada en París; que Peña Gómez debía entrar en el tren subterráneo (metro) de la plaza Marceau a las 3:00 de la tarde que cuando fuera bajando las escalera se le acercaría un hombre y le preguntaría si el fumaba cigarrillos Aurora, a lo que Peña Gómez respondería que no. Y que a partir de ese momento el que le hiciera la pregunta se le pondría al lado y seguiría caminando y hablando con el hasta llegar a un punto donde estarían los dos y el desconocido le daría un mensaje del coronel Caamaño que Peña Gómez debía transmitirme inmediatamente.

No se si se debe a que de niño leía novelitas de misterio y espionaje, pero es el caso que soy muy desconfiado en todo lo que se relacione con actividades de este tipo. La cita en el metro de la plaza Marceau que me pareció una provocación, y eso que yo no sabia entonces, como lo vine a saber después. Que el jefe de G-2 Cubano en Europa, (me parece que se llama Hugo Castro), el mismo hombre que arregló el viaje del coronel Caamaño a Cuba, estaba trabajando para la CIA desde antes de ese viaje del coronel Caamaño, de manera que el coronel Caamaño estuvo vendido a la CIA desde antes de pasar, siquiera, en ir a Cuba, porque tan pronto llegó a Londres el Héroe de abril entró en relaciones dl jefe del G-2 cubano, que residía en Paris, ciudad a la cual iba Caamaño con frecuencia.

Mi argumento para no autorizar la entrevista de Peña Gómez en Paris con el misterioso agente cubano fue el siguiente: “Hazle saber a Francis (el nombre que le dábamos a Caamaño en la intimidad) que Peña Gómez es negro, y sin embargo, si lo mando ahora al Congo, que es un país de negros, allí llamará la atención por la arrogancia de su figura, y con mucha más razón llamará la atención en Paris, que es una ciudad de gente blanca, y más todavía en la Place Marceau, que está en el corazón de Paris. Si Peña Gómez va a esa cita, seguramente la CIA lo detectará, y al mismo tiempo se quemarán Peña Gómez y el PRD. No; dile a Francis que no; que no autorizaré esa reunión”.

La persona con quien estaba hablando era de las que no abandonan su posición fácilmente y trató de persuadirme de que tratándose de revolucionarios probados, como eran los cubanos, Peña Gómez no corría ningún peligro de ser descubierto por la CIA pues seguramente los agentes del gobierno de Cuba en Paris habían tomado todas las precauciones para que eso no pudiera suceder. Pero yo tampoco soy de los abandonan fácilmente su posición y le expliqué que de quien hay que desconfiar es de los aliados, no de los enemigos, porque del enemigo no se fía uno nunca, o por lo menos no debe fiarse uno jamás. El peligro está en confiar en un aliado, porque el aliado puede ser, sin uno saberlo, agente del enemigo. Discutimos y al fin las cosas quedaron como yo decía: Peña Gómez no iría a Paris ni a ninguna parte y no tendría entrevistas con ningún miembro del G-2 cubano. Para entrevistas futuras, que Francis mandara un dominicano, no un cubano, fue mi conclusión.
Yo me preparaba ya a decirle a Dios a la persona que había ido a verme en esa fría mañana de enero, pero de pronto ella dijo que había un segundo punto que tratar.

¿Cuál era?
Era que Francis quería que se le enviara a Argelia a un ayudante que había dejado en Londres y mi visitante me entregó un papel con todos los detalles de la forma en que había de hacerse la operación para embarcar al ayudante de Caamaño. En primer lugar, yo debía llamar a un teléfono de Madrid para preguntar no recuerdo que, y esa llamada mía indicaría que el ayudante podía trasladarse de Londres a Madrid; ya en Madrid, el ayudante me llamaría con tal y cual nombre y yo haría entonces los arreglos para enviarle el pasaje a Argel, capital de Argelia, para que se le entregara el papel con las instrucciones de lo que debía hacer al llegar a Argel. Recuerdo nítidamente que en esas instrucciones figuraba el nombre de un café donde el ayudante de Francis debía entrar y el de una bebida que debía pedir en voz alta; después de pedir esa bebida un hombre se le acercaría por el lado derecho y le haría la misma pregunta que se le hubiera hecho en el subterráneo en la Place Marceau a Peña Gómez en caso de que éste hubiera ido a la cita de Paris.

“No puedo encargarme de esas gestiones ni puedo ayudar al ayudante de Francis a viajar a Argelia porque el dinero que Francis me dejó se gastó hace dos meses. Se le entregué completo a Montes Arache, Lachapelle y Jittin Cury para que pidieran viajar a Paris y Holanda”, le dije a mi visitante.
Mi visitante quiso darme a entender que quizás lo del dinero pudiera resolverse; que lo importante era que yo hiciera la llamada a Madrid y que dieran facilidades para que el ayudante de Caamaño pudiera viajar a Argelia. Pero era natural que yo mantuviera en este caso la mista actitud que había mantenido en el caso de la posible entrevista de Peña Gómez con un desconocido en un lugar de Paris. Cualquiera que fuera mi intervención, pequeña o grande, en el caso de Peña Gómez como en el del ayudante de Caamaño, si la CIA estaba al tanto de los movimientos de Caamaño, el PRD saldría perjudicado sin que ese perjuicio se justificara porque nosotros no estábamos en actividades conspirativas de tipo guerrillero o internacional. Y el instinto me decía, como si supiera en que andaba el jefe del G-2 cubana en Europa, que por detrás de cualquier movimiento que se relacionara con Cuba debía hallarse necesariamente la CIA. Así, pues, tampoco cedí en ese asunto, y la visita se fue pasado el medio día sin haber logrado lo que había ido a buscar a Benidorm.

Y he aquí que un buen dio, en el mes de marzo, probablemente a mediado del mes, la misma persona volvió a presentarse a mi casa de Benidorm y quiso hablar conmigo a solas. Sus acompañantes salieron con Doña Carmen a la playa y a recorrer el poblado, mientras nosotros dos hablábamos. Sus primeras palabras fueros estas: “Me voy a Cuba. Voy haber a Francis y quiero saber que debo decirle de parte de usted”.

Esta declaración me vino como anillo al dedo porque era mucho lo que vi había pensado en Francisco Caamaño Deñó y en su destino. El Héroe de abril había salido de la Revolución convertido en un Líder, y en términos de ajedrez el líder es el jugador no es una ficha de tablero; el es quien mueve las fichas para hacerle frente al adversario. Ahora bien, al irse a Cuba Caamaño se iba convirtiendo por su propia voluntad de jugador en fija que otro jugador podía jugar cuando le conviniera. Por otra parte, la situación mundial estaba cambiando a la carrera y se veía que la ola revolucionaria iba cediendo, por lo menos en la América Latina. ¿Durante cuanto tiempo iba a tener que quedarse Caamaño en Cuba aislado de nosotros y del pueblo Dominicano?. En aquellos días era difícil preverlo, pero ahora sabemos que iba a mantenerse en ese aislamiento más de cinco años, tiempo suficiente para que la imagen de cualquier líder se destiña a los ojos de su pueblo, sobre todo si no a sido un líder de actividad prolongada, como no lo fue Caamaño, que pasó por el cielo político nacional con la fuerza de un relámpago, pero también con la velocidad deslumbrante del relámpago. Había llegado, con esa persona que iba a verlo en Cuba, la oportunidad de hacerle saber a Caamaño mis preocupaciones, y no iba a desperdiciarla.
Así, pues, le hablé a mi visitante de esta manera: “Dile Francis que preveo un entendimiento entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, una especie de acuerdo para llegar a un reparto de influencias en el mundo; explícale cuidadosamente esto que voy a decirte a continuación: que a mi juicio, si hay ese acuerdo entre los dos gigantes, la Unión Soviética le pedirá a los Yanquis que no se matan más con Cuba, que la dejen tranquila, que no le envíen más grupos de antisfidelistas a atacar la isla ni a matar a Fidel; que a cambio de eso, ellos, los Soviéticos, se comprometerán a obtener de Fidel que no manden más guerrillas a otros Países de la América Latina o que cese en su ayuda a las guerrillas que hay ahora en actividad”.

A continuación hice que mi visitante me repitiera esas palabras tal como la había entendido, aunque no fuera tal como yo las había dicho. Mi interés era saber si había captado su sentido. Las repitió y quedé satisfecho; y entonces volví hablar; y esto fue lo que le dije:
“Dile a Francis que se mantenga alerta y que si él advierte señales de ese entendimiento, que se salga de Cuba; que salga por Vietnam y declare al mundo que él estaba en Vietnam observando la manera de combatir de los vietnamitas, y que después de eso el y yo nos veremos donde el quiera”.

Hay terminó la entrevista. La persona que me oyó hablar así esta viva y leerá este articulo; se lo enviare por si tiene que hacer alguna observación, agregar algo que se me haya quedado oculto en los recovecos de la memoria o enmendar cualquier error mío. Pero estoy seguro de que mis palabras fueron en esencia las que están escritas. Esa persona se despidió y no he vuelto a verla. Tampoco volví haber a Francisco Alberto Caamaño, que moriría cinco años después fusilado en las Lomas de Ocoa.

Tal vez iba terminando el mes de mayo quizás estábamos ya en junio; pero es el caso que un domingo, mientras se hallaban en mi casa Peña Gómez y dos jóvenes dominicanas llegó una persona desconocida. Era un cubano que me abrazó con mucha emoción y me entregó una carta, o mejor dicho dos cartas. Una de ellas era de Caamaño; la otra de Raúl Roa. Además de las cartas, el cubano me dio un recado: para dentro de tantos días (ahora no recuerdo si eran diez, doce, o quince) me estaría esperando en Roma un enviado personal de Caamaño. Todavía se hallaba en casa el mensajero cubano cuando llegó otra visita de Madrid con otra carta de muy pocas líneas, que en resumen decía esto: “En estos días van a invitarlo a hacer un viaje fuera de España. No lo haga porque estará vigilado desde que coja el avión”. Por esa razón, quien iba a hacer el viaje a Roma iba hacer José Francisco Peña Gómez y no yo. De ese viaje suyo a Roma a escrito Peña Gómez más de una vez, de manera que pasaré sobre el de prisa sin detalles. En cuanto a la carta de Caamaño que me llevó el cubano, se la devolví con una respuesta muy corta y a mano del propio mensajero que me llevó la suya. ¿Por qué se la devolví?. Porque no quería que esa carta figurara en mi archivo, que en cualquiera salida mía de Benidorm podía ser registrado por agente secreto de cualquier país. En esa carta Caamaño me decía que había recibido el recado que le había enviado en el mes de marzo, pero que yo no comprendía la grandeza del alma de alma de la revolución cubana y de sus lideres; que a esos líderes ningún poder de la tierra los haría desviarse de sus planes de ayudar a la revolución latinoamericana hasta el sacrificio total, de ser necesario, de la revolución cubana.

De esa carta deduje que Caamaño se había sumado con toda el alma a la tesis “foquista” y que no iba abandonarla, y de hay que al darle mis instrucciones a Peña Gómez para la entrevista de Roma le dijera que por ninguna razón comprometiera al partido en ayuda o apoyo a una acción guerrillera, y que si le ofrecían dinero no aceptara, y reclamara solamente la suma gastada e el viaje de Benidorm a Roma ida y vuelta, pero ni un centavo más Recuerdo vivamente que cuando me día cuenta de su misión Peña Gómez me preguntaba como sabia yo que le iban a ofrecer dinero y además decía sonriendo: “ Profesor, era mucho dinero el que querían darme; era un montón enorme de billetes americanos grandes”.

El cubano (Por cierto, persona muy gentil y evidentemente muy sincera) que me llevó la carta de Caamaño a Benidorm y su recado para que viajara a Roma me mandó un mensaje con un dominicano que vivía en Madrid para que nos viéramos donde yo quisiera, y como yo salía en esos días de viaje hacia Francia y Suiza, le mande a decir que podíamos verlos en Barcelona. Cuando llegué a mi hotel en aquella Ciudad, hay estaba en cubano. Me dijo que yo debería mandar un hombre a Cuba y le dije que podía hacerlo si me facilitaba el pasaje, pero el quiso darme dinero para comprar el pasaje y yo no podía aceptar semejante trato; de manera que cuando volvimos a vernos, en Benidorm, precisamente en presencia del Dr. Peña Gómez (pues en ese momento estaban reunido en mi casa, o mejor dicho frente a mi casa, los compañeros que habían ido a participar en la reunión de la cual salió la llamada Acta de Benidorm), yo le dije con toda franqueza que nosotros como partido no podíamos tener relaciones con el G-2 cubano ni con ningún G-2 del mundo; y hay terminaron mis relaciones y, en cierto sentido, mis relaciones con Cuba con Caamaño.

Digo que en cierto sentido porque yo seguí haciendo esfuerzo por sacar a Caamaño de Cuba, pero él no respondió a esos esfuerzos; y uso la palabra respondió en términos materiales; esto es, no tuve de él en ningún caso ninguna respuesta. Sus padres estuvieron en Benidorm y vinieron a verme, no recuerdo si en el mes de enero de 1969, preocupados, como es natural, por el destino de su hijo, y le expliqué que no temieran nada porque Francis no podría salir de Cuba con una guerrilla hacia Santo Domingo. Ya para esa época había numerosos síntomas de que se había producido entre la Unión Soviética y los Estados Unidos el entendimiento a que me refería antes, y así se lo dije a Doña Nonín y a Don Fausto Caamaño. Aproveché después un viaje de Narciso Isa Conde a Cuba para tratar de que Caamaño saliera de la Isla hermana y se fuera a Vietnam, donde podríamos vernos y tratar el caso dominicano; pero según me contó después Isa Conde en Paris, Caamaño no accedió a tener esa entrevista conmigo. Yo veía en proceso de liquidación la etapa de fervor revolucionario que se había estado viviendo en toda la América a partir del éxito de la revolución cubana y quería que Caamaño volviera al país y se integrara a la lucha política dentro del Partido Revolucionario Dominicano, donde podía desarrollar con toda amplitud sus capacidades de líder; pero el se negó a aceptar la posibilidad, siquiera, de tratar ese tema conmigo. Caamaño no se sintió nunca Perredeista y además, a pesar de que era el producto de una revolución urbana y de masas, se había hecho “foquista” y era “foquista” de corazón, y de hay no iba a sacarlo nadie como demostraron los hechos.

A fines de 1969, cuando retorné de mi viaje a Corea, China, Vietnam y Cambodia, fue a visitarme en mi casa de Paris un amigo de mis días cubano. Ese amigo era el Embajador de Cuba en Paris y acababa de regresar de un viaje a la hermosa isla de Fidel Castro. Era natural que al vernos al cabo de dos años sin haber cambiado una palabra habláramos de varias cosas, y así lo hicimos; pero de buenas a primera me dijo él: “Profesor, el comandante es su amigo; ustedes son amigos viejos. ¿Por qué no le escribe diciéndole cualquier cosa, lo que usted quiera”.

¿Qué pensé yo al oír lo que decía el Embajador Cubano?.
Pensé en el acto en Francisco Alberto Caamaño; pensé en que se me estaba brindando una oportunidad para llegar hasta él y tratarle de alguna manera lo que quería decirle desde hacia tiempo; pero pensé también que Fidel Castro quería que fuera yo quien le diera pie para poder hablar del caso de Caamaño, y por tal razón yo debía hacer una prueba: esperar que el embajador insistiera en la petición. Si insistía, no había duda de que Fidel Castro quería tratar conmigo el problema de la permanencia de Caamaño en Cuba.

Y el embajador insistió, no una sino dos veces, al cabo de las cuales le escribí a Fidel diciéndole generalidades sobre el PRD y sobre la situación general del PRD y los planes que teníamos para desarrollar como un partido bien organizado. Como respuesta a esa carta me llegó una invitación transmitida verbalmente por el embajador, para que fuera a Cuba y la invitación salía directamente de Fidel Castro.
¿Qué tenia yo que hacer ante esa invitación?.
En primer lugar, tenia que pedirle autorización al partido para hacer el viaje a Cuba, y el segundo lugar tenia que estar segura de que ya en Cuba podría ver a Caamaño, y no solo verlo sino hablar con el tantas veces como fuera necesario para convencerlo de que se fuera a Santo Domingo a trabajar dentro del PRD .

¿Pero como podía asegurarme de todo eso con anticipación?.
De una sola manera: proponiéndole a Fidel que antes de salir hacia Cuba yo debía conocer la agenda de lo que iba a tratar con el y esa agenda debía haber un punto que era para mí de interés especial: ver a Caamaño y hablar con el y quedar en libertad decir que lo había visto en Cuba y de que cosas habíamos hablado. Sin cumplirse esos requisitos no podría ir a Cuba porque desde Cuba saldría hacia Santo Domingo y era absolutamente imposible que llegara a mi país yendo de Cuba y que dijera que no había visto a Caamaño que él no estaba en Cuba. Nadie en Santo Domingo habría creído que abriendo ido a Cuba no pude ver a Caamaño, porque ya hacia tiempo que en mi país se sabía que Caamaño se hallaba en Cuba. En cambio, mi posición ante el pueblo dominicano habría sido muy diferente (y además, la única que sabia en un hombre como yo) si al llegar allí hubiera dicho: “Vi a Caamaño, lo invite a venir a trabajar en el PRD y se negó o aceptó y vendrá tal día.

Desde luego, le propuse al embajador cubano, y a través de él a Fidel castro lo que acabo de decir y espere la respuesta de Fidel. Esa respuesta llegó, pero y en el año de 1970 y no era la que yo esperaba; era así: que no me preocupara por la agenda de lo que íbamos a tratar Fidel y yo, que seria decidido tan pronto yo llegara a la Habana.

¿Qué podría hacer ante esta respuesta? ¿Aceptarla?.
De ninguna manera. Por nada del mundo podía ir a Cuba sin tener la seguridad absoluta, dada por el propio Fidel Castro de que podría ver a Caamaño, podría hablar con él y podría decirle al pueblo dominicano que lo vi y explicarle de que habíamos hablado. Así pues, no acepte el mensaje del embajador (es decir, no lo acepte en mi fuero interno, aunque lo oí con la debida cortesía) y me dispuse a esperar la oportunidad propicia para salirme con mi empeño.
Me acuerdo con el compañero Peña Gómez, Secretario general y jefe del PRD dentro del país, era que yo volvería a Santo Domingo después de pasadas las elecciones de 1970, que iban a tener lugar el 16 de mayo; y por esa razón disponía de tiempo suficiente para esperar un cambio en la actitud de Fidel Castro. En el mes de marzo el embajador cubano volvió a repetirme la invitación de viajar a Cuba y volví a repetirle mis condiciones sin lograr el resultado que buscaba. Pero ya para fines de marzo yo veía con claridad que no iba a poder esperar hasta después de las elecciones sin retornar a Santo Domingo, y no quería salir de Europa sin dejar resuelto el problema que representaba para el porvenir político del país y del PRD el caso de Francisco Alberto Caamaño. Por esa razón, a fines de marzo entré en conversación con un dirigente del partido comunista dominicano, que podía ir fácilmente a Cuba y ver a Caamaño y decirle en mi nombre todo lo que yo quería y no iba a poder decirle.

Ese dirigente del PCD salió para la habana en los últimos días de marzo o en los primeros de abril y llevaba una carta mía para Caamaño en la que le pedía que lo oyera como si se tratara de mi mismo, pues lo que el iba a decirle era lo que no podía decirle yo porque las circunstancias habían cambiado y ya yo no podría verlo en Cuba debido a que tenia que salir para el país lo antes posible. El dirigente del PCD fue a la Habana y vio a Caamaño y habló con el. Desgraciadamente no pudo hacerlo a tiempo, y el día que llegó a verme en Paris yo tenia ya dos o tres horas volando en dirección hacia Santo Domingo. Todavía quedó en el aire una posibilidad, y fue la de que yo aceptara la invitación que me hizo el gobierno cubana para que visitara a Cuba para la celebración del 26 de julio de ese año de 1970; pero yo estaba ya en Santo Domingo, y en caso de haber viajado a Cuba quizás el Doctor Balaguer que pretendió no dejarme entrar en el mes de abril se habría aprovechado de la ocasión para mantenerme fuera del país.

Para mí estaba claro que si se me invitaba a ir a Cuba era porque se aceptaban las condiciones que yo había manifestado. Ahora bien, ¿habría Caamaño aceptado salir de Cuba y venir al país a luchar dentro del PRD?.

Eso no podía saberlo yo y posiblemente no lo sabía ni siquiera Fidel Castro. Los hechos ocurridos en febrero de 1973 indican que Caamaño no habría aceptado mi proposición porque creía en sus métodos de lucha, no en los míos, aunque estos fueran los que aconsejaban las circunstancias del país y de América, así como en el 1965 aconsejaron la guerra del pueblo.

jueves, 20 de abril de 2017

Juan Bosch, un hombre excepcional.



Un 30 de junio de 1909 nace en Río Verde, la vega el profesor Juan Bosch.  Para el próximo 30 de Junio, a poco menos de 71 días, celebraremos por lo alto el aniversario de su nacimiento.  De aquí allá, semana por semana subiremos en nuestros espacios de las redes sociales trabajos de la vida y obra del maestro apóstol Juan Bosch. Hoy iniciamos nuestra entrega hablando de lo extraordinario y excepcional de este hombre que es un símbolo de honestidad, dignidad, humanismo y patriotismo para los dominicanos y más allá de nuestras fronteras.

Juan Bosch, un hombre excepcional. 

Juan Bosch es de esos casos humanos realmente excepcionales. La simple lectura de su vida,  su obra,  su historia, el análisis más objetivo de la forma en que se desenvolvió su pensamiento y su actividad a lo largo de su  vida, lo hacen en realidad ante los ojos de todos, un hombre verdaderamente excepcional. Nadie, como el, fue capaz de interpretar con toda la profundidad y toda la esencia y todo el valor del ideario Latinoamericanista y antillano enarbolado por Bolívar, Eugenio María de Hostos, José Martí, Máximo Gómez, Betance y Luperón.

También, nadie como Bosch, fue capaz de estudiar y aplicar el método científico de las ciencias sociales, el materialismo histórico,  para estudiar, analizar, interpretar  los procesos socioeconómicos y políticos, y muy especialmente el dominicano, a la luz de su realidad  histórica, social,  económica, y política.

El profesor Juan Bosch, fue  fundador de los dos grandes partidos de masas de la historia política dominicana que hoy por hoy le dan sostenibilidad a la democracia política: PRD Y PLD.

Pocas veces en ningún proceso- y tal vez nunca en un proceso político- un pensamiento, un mensaje, una inteligencia haya sido capaz de hacer un aporte tan grande a su patria. Y es que Bosch, fue un infatigable investigador, un incansable trabajador, puede decirse que desde que tuvo conciencia política, no descanso un solo instante a lo largo de su vida, de  investigar, de estudiar y de trabajar para lograr  una sociedad más justa y equitativa.

No ha habido gladiador que haya librado más combates ideológicos  que los que libro Juan Bosch. Es asombrosa la cantidad de batallas en el campo ideológico libradas por el. En nuestra historia, nos hablan mucho sobre los grandes héroes de nuestra luchas independentistas y se narran sus proezas, y sus victorias, que bien… y realmente, cuando a los dominicanos llegue el momento de evaluar mucho más racional, cuando tengan la oportunidad de apreciar  los acontecimientos de la vida, de la historia pasada de aquella figura quien fuera un gladiador, batallador en otros campos  de batalla: en el campo de las ideas.

Cuando se haga una evaluación superior de la personalidad, la historia de Bosch junto con otros prohombres dominicanos y americanos, descollara como hombres de pensamiento, inteligencia, y conducta que mayor trascendencia ha tenido en la historia dominicana.

 Hay que decir que no solo ha sido Juan Bosch uno de los hombres mas creadores, mas luchadores y mas geniales, sino unos de los hombres mas valiente, moralmente valiente. Valentía que demostró en pruebas dificilisimas, en decisiones dificilisimas, a lo largo de su vida y a lo largo del proceso histórico y político que le tocó dirigir.

Creemos sinceramente que estudiar la vida de Juan Bosch, estudiar el pensamiento de Juan Bosch, las doctrinas de Bosch y el ejemplo de Juan Bosch  constituyen no un homenaje sino una conveniencia, un beneficio para el pueblo dominicano, Latinoamérica  y  el Caribe.

El mejor homenaje que se le puede hacer a Juan Bosch es siguiendo su ejemplo. 

 Realmente cuando se estudia su obra y su vida, cuando se estudia su pensamiento y su doctrina, los pueblos adquieren lo que pudiera llamarse un verdadero tesoro desde el punto de vista político e histórico.

Creemos que este magnífico movimiento, el 30 de Junio eminentemente Boschista, debe profundizar en el estudio de la vida, de la obra y de la doctrina del Profesor Juan Bosch con el propósito de  volver a Bosch en su teoría y práctica.

Las obras de Bosch son numerosas, de un alto contenido y valor político, histórico y social. Algunos son más circunstanciales, otros son de un valor perenne, de un valor duradero, de un valor eterno. Prácticamente no hay una sola palabra, un solo escrito de Bosch que no tenga un valor por si mismo. Y creemos que debemos hacer un esfuerzo por continuar imprimiendo, divulgando y estudiando las obras del profesor Juan Bosch. Eso nos permitirá comprender mucho mejor los procesos sociales,  políticos e históricos.

Cualquier obra de Juan Bosch que se haya leído alguna vez  y vuelve  a su lectura al cabo de algunos años, sobre todo cuando se vive en medio de un proceso,  se le encuentran cosas nuevas, un interés siempre renovado.

Hay que decir que el pensamiento de Bosch ha tenido una influencia en el proceso histórico Dominicano en los últimos sesenta años y sin lugar a dudas en gran parte de nuestra América. Las ideas del profesor Juan Bosch a raíz de la revolución de abril de 1965, se divulgaron ampliamente por el mundo, y en nuestro país encontraron una tierra fecunda, encontraron seguidores que se inspiraron en ese nuevo pensamiento más avanzado,  desde el punto de vista de la transformación de la sociedad, mejor decir  un giro más hacia la izquierda… Los dominicanos de estas ultimas generaciones de una manera u otra estuvieron y estarán profundamente influidos por el pensamiento del maestro apóstol Juan Bosch.     

Domingo Núñez Polanco.











El ocaso de un imperio

La fase final


Estamos asistiendo a la fase final del colapso del imperialismo. Así, como suena. EEUU no es fuerte, es débil. Sus actos bombardeando en Siria y en Afganistán, el envío de tres portaaviones a Corea del Norte y las amenazas que vierte contra este país son las señales más claras de ello. No son actos de fuerza, son exponentes de su máxima debilidad. EEUU es una fiera herida y por ello no sólo es imprevisible, sino muy peligroso. Hasta ahí, de acuerdo. Pero al comportarse como una fiera herida está visibilizando su miedo al final que sabe es inevitable y ese final no es otro que su fin como potencia imperialista.


Trump fue elegido como presidente contra viento y marea, contra el "establisment" y contra los belicistas, contra su propio partido y contra los corruptos de Wall Street. De forma ingenua o no, el hecho es que mucha gente vio en él la fórmula para centrarse en los asuntos internos. Pero Trump no ha resistido la presión desde todos los frentes y al hacer lo que está haciendo, que no es otra cosa que congraciarse con todo lo anterior a lo que se oponía, lo que va a lograr es acelerar el descenso de EEUU como potencia imperial y de una forma mucho más caótica.

Os he dicho cientos de veces que lo que tenéis que leer son los medios no occidentales. Son propagandistas igual, pero no os hacen tanto daño a la cabeza. Por ejemplo, si se leen los medios de propaganda estadounidenses cuando el presidente chino visitó EEUU y Trump le anunció en los postres (es encantador ver cómo los propagandistas habituales, antes llamados periodistas, cuentan el episodio de la tarta de chocolate, el momento en el que Trump le dijo a Jinping que estaba bombardeando Siria) la impresión que se saca es que Jinping no sólo avaló el ataque, sino que habría pedido más bombas. Pero el relato es diametralmente opuesto en los medios chinos. Ahí se relata que Jinping permaneció en silencio durante varios segundos (muy largos y con Trump inquieto, hasta el punto en que preguntó a los traductores si habían entendido lo que había dicho) y que luego dijo una frase que pareció aprobar los ataques a Siria. Por ejemplo, si se leen los medios de propaganda estasdounidenses cuando Tillerson visitó Moscú tras los ataques parece que iba con el cuchillo entre los dientes y que dejó claro a Rusia que no hay salida para Assad. Pero el relato es justo lo contrario en la otra parte: Tillerson salió con el rabo entre las piernas y sólo con una mención es suficiente para que esta afirmación sea la correcta. Pese a ser recibido por Putin, durante dos horas (hay que tener en cuenta que la reunión con Lavrov fue de cuatro horas), no hay ninguna mención al contenido de ese encuentro en la página de la presidencia rusa. Es la primera vez que eso ocurre puesto que siempre hay aunque sea una reseña protocolaria de todas las reuniones con Putin. Todo el mundo coincide en que esa ausencia, deliberada, indica que lo que Putin le dijo a Tillerson es casi irreproducible y que nunca como ahora se ha puesto de manifiesto que se acabó la chulería estadounidense.

Este mismo escenario lo estamos volviendo a ver ahora con Corea del Norte. Pese a las bravatas de EEUU, no es probable un ataque porque sería su fin. No porque Corea del Norte le venza, que no se va a dar el caso, pero sí porque Corea del Norte sólo con que responda va a acelerar la construcción de un mundo post-imperial. Hay varios elementos que me llevan a esta conclusión y son, principalmente y de nuevo, Rusia y China.

1.- Rusia acaba de hacer pública una declaración oficial sobre Corea del Norte. "Esperamos que no haya ninguna acción unilateral como vimos recientemente en Siria y que los EEUU sigan la política que Trump ha declarado en repetidas ocasiones durante su campaña electoral. EEUU no debe realizar acciones militares contra Pyongyang porque los esfuerzos nucleares y misilísticos de este país, que violan las resoluciones de la ONU, no pueden utilizarse como excusa para violar el derecho internacional y la Carta de la ONU de la misma manera como se hizo en Siria".

2.- China ha vuelto a reiterar que "nunca va a cooperar o a apoyar a Washington a la hora de implementar soluciones que signifiquen el uso de la fuerza militar contra Pyongyang". Pero mucho más indicativo es esto: "si EEUU no está dispuesto a tomar una posición flexible que garantice la seguridad y la paz, sus duras advertencias y sanciones probablemente empujen a Pyongyang a resistir lo mejor que pueda".

Al mismo tiempo, ambos países han movilizado tanto tropas como misiles y sistemas de vigilancia electrónica para tener controlados en todo momento a los portaaviones de EEUU. Leyendo medios militares de ambos países, es muy probable que haya habido "consultas detalladas" entre ambos para tomar decisiones casi en común. Rusia no tiene un papel directo en Corea del Norte, pero sí China. Al igual que China no tiene un papel directo en Siria, pero sí Rusia. Unos y otros se complementan, sin dramatizar en exceso y sin complicar la diplomacia de uno y otro y sin crear dificultades innecesarias entre uno y otro ni siquiera en sus relaciones con EEUU.

3.- Los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) han emitido un comunicado conjunto de rechazo al bombardeo en Siria, al que califican de "inaceptable" -justo lo contrario que dicen los vasallos de EEUU, con la moribunda UE a la cabeza- y reclaman "respeto a la legalidad internacional, a la integridad territorial y a la soberanía del país". 

Por lo tanto, EEUU no lo tiene nada fácil y la pelota está en su tejado en estos momentos. Trump está en manos de los belicistas de la Clinton y del Pentágono quienes, a su vez, lo basan todo en el complejo militar-industrial para revitalizar la economía interna y el desfase armamentístico que tienen ahora mismo con Rusia. Este ha sido el método tradicional de crecimiento de EEUU y sólo tenéis que echar un vistazo a los años y guerras de EEUU, así como a su sistematicidad que viene situándose en un ciclo de cinco años como mucho.

Necesita la guerra, pero también al ser consciente de su debilidad necesita negociar. Resulta que la famosa cena con Jinping, en el episodio de la tarta de chocolate, Trump quiso endulzar más el anuncio del bombardeo a Siria afirmando que EEUU no iba a declarar a China como manipulador de divisas (en contra de lo que había dicho en las elecciones). Esto lo ha vuelto a repetir ahora para lograr la ayuda china aunque si China sigue en sus trece, oponiéndose al ataque, esa amenaza volverá a estar ahí... aunque cada vez sea más vacía porque ya en el año que lleva el yuan como moneda de reserva del FMI se ha hecho con el 1% del total de las divisas del mundo y se estima que para este año ese porcentaje ya sea del 3%. Es decir, el declive del imperio del dólar es imparable y, con él, de EEUU.

¿Qué tiene que ver el yuan con Corea del Norte? Nada, nada de nada. Pero pone de manifiesto la errática y cada vez más desacreditada política exterior de EEUU. Este es el único caramelo que EEUU puede ofrecer a China para que utilice su influencia sobre Pyongyang. Mirad el lenguaje: "China tiene que demostrar que está empezando a ejercer un papel mundial más maduro y constructivo, en línea con su poder económico". Un reconocimiento en toda regla de que se está en la fase final, en el colapso del imperialismo.

China tiene una influencia innegable en Corea del Norte, pero no hasta el extremo de seguir el juego a EEUU. Va a ser al revés. Otra muestra de lo que se publica en China, y recuerdo que todo está bajo la influencia del Partido Comunista que es, a su vez, quien dirige el gobierno: "la acción militar contra Corea del Norte no es una pregunta fácil de responder. Si el golpe deja el poder militar de Pyongyang intacto, los surcoreanos potencialmente podrían enfrentar un ataque de venganza de algún tipo. Si el golpe es duro, el pueblo chino no permitirá que el gobierno permanezca pasivo cuando los ejércitos de los EEUU y de Corea del Sur comienzan una guerra y tratan de acabar con el régimen de Pyongyang"



China va a apostar por la ONU y las sanciones, a las que torea cuando lo considera como hace todo el mundo. A principios de mes se dijo que China había suspendido totalmente las importaciones de carbón provenientes de Corea del Norte. Pero resulta que eso mismo se había dicho en febrero, así que entonces era mentira y ahora parece que es cierto (y sólo mientras dura la crisis). Así se reconoce oficialmente: "Pekín ha socavado sutilmente cada intento occidental con las sanciones, diluyéndolas en la frontera y permitiendo que camiones y barcos crucen regularmente como parte de un mercado negro que ayuda a sostener la economía de Corea del Norte". Miradlo aquí. Y mirad la fecha. Es un raro reconocimiento de la realidad, sobre todo porque viene desde EEUU e indica que todo lo dicho hasta ahora va en ese camino, que China no permitirá que se ponga en riesgo la supervivencia de Corea del Norte.

Lo repito, EEUU es un matón de barrio en declive. Pero como somos muy olvidadizos, recordaré que Corea del Norte tiene toda la razón en actuar como lo hace porque la historia está de su parte. Resulta que en 1990 firmó en acuerdo con EEUU para "congelar y reducir" su programa nuclear y dar paso así a la normalización de relaciones entre ambos países. Este acuerdo duró hasta 2003, cuando no fue reconocido por el gobierno de George Bush. Eso es historia, buscadlo por ahí. Y Bush lo rompió con el mismo argumento que siempre, el mismo que contra el Irak de Sadam Husein (armas de destrucción masiva), el mismo que siempre porque insinuó (en contra de lo que dijo la propia CIA) que Corea del Norte había instalado centrifugadoras para enriquecer uranio. ¿Os acordáis de aquello bushiano del "eje del mal", Corea del Norte, Irak e Irán? Pues en esas estamos.

China es el jugador clave, no EEUU. Porque a China le molesta el despliegue de misiles que EEUU está haciendo en Corea del Sur. Centrar la atención sólo en Corea del Norte es una parte inaceptable para China porque este país se siente amenazado por esos misiles. Así que si EEUU quiere hacer algo, tendrá que pactar algo. Pero será con las condiciones chinas, sin duda alguna. EEUU, pese a la fanfarria y a las bravatas, está en la fase final del colapso del imperialismo.


El Lince

jueves, 20 de abril de 2017

La fase final del colapso del imperialismo (2)

De nuevo remando contra corriente, que es lo difícil. Mientras todo el mundo está pensando en una guerra nuclear con la crisis de Corea del Norte, yo defiendo que estamos asistiendo a la fase final del colapso del imperialismo, que sólo hay que molestarse en analizar los hechos que se están sucediendo y ver cómo todas las actuaciones de EEUU van en la misma dirección: retrasar lo inevitable. Os dije que hay elementos suficientes para llegar a esta conclusión y que son, básicamente, Rusia y China.

Se han dicho muchas tonterías, y no sólo son los propagandistas habituales (antes llamados periodistas) quienes lo hacen, sobre la reunión entre Trump y Jinping, sobre los ataques a Siria y Afganistán, que si son señales hacia China y Rusia, que si bla, bla, bla. Todos estos propagandistas habituales y quienes pierden el tiempo en hacerles caso (con lo que les siguen el juego, una y otra vez) evitan mencionar que si hay señales de alguien hacia alguien es de Rusia y China a EEUU. Y todas las señales van en una dirección: chaval, ya ha llegado tu tiempo; se acabó ir de matón de barrio.

Os hablé de la reunión de Trump y Jinping y de la de Tillerson y Putin. Hay más, mucho más. Os dije que Rusia no tiene un papel en Corea del Norte, al igual que no lo tiene China en Siria, pero que ambos siguen la estela del otro en esos países. Pues bien, mirad la secuencia.

1.- Tillerson se reúne con Lavrov (el 11 de abril) y con Putin (el 12 de abril). Los dos le leyeron la cartilla, especialmente Putin. No ha pasado una semana y eso ha desaparecido desde el mismo día de la reprimenda en los medios de propaganda,no así la cena de Trump y Jinping, que todavía sigue coleando y fue anterior, el 7 de abril, y que está siendo vendida por los propagandistas habituales como la certificación de que "EEUU ha roto la alianza entre China y Rusia" porque Jinping utilizó una frase ambigua para aprobar el bombardeo contra Siria puesto que dijo "si ha habido un ataque químico..." y luego se abstuvo en la ONU y no vetó la resolución occidental como sí hizo Rusia. No obstante, la condena de China al bombardeo fue clara y contundente.

Por eso el relato de los medios de propaganda occidentales, especialmente los estadounidenses, no es más que ficción, como siempre. El día 13 de abril, el primer viceministro chino, Zhang Gaoli, miembro del Comité Permanente del Buró Político del Partido Comunista de China, fue recibido tanto por Lavrov como por Putin. Es decir, que China tiene información de primera mano de lo que se le dijo a Tillerson y de la postura de Rusia no sólo en Siria sino en lo relativo al derecho internacional y a los ataques "preventivos". Y Rusia tiene información de primera mano de lo que hace o va a hacer China. Por lo tanto, China actúa sabiendo que cuenta con el respaldo ruso en lo que decida sobre Corea del Norte. Y viceversa.

2.- EEUU vierte sus amenazas contra Corea del Norte, China le para los pies y de inmediato vuelve a recurrir a Rusia para fortalecer la alianza. Entre el 25 y el 27 de abril, Li Zhanshu, jefe de la Comisión Nacional de Seguridad, va a volver a estar en Moscú para hablar de cuestiones "previamente acordadas por los líderes de los dos países", según la nota oficial de China. Que cada quien interprete esto como quiera, pero sólo significa una cosa: la comunicación entre China y Rusia es de muy alto nivel y la coordinación entre ambos es casi total en política internacional. Sobre todo porque Zhanshu es considerado como "el ayudante clave de Jinping" en estas cuestiones. Es decir, en su principal asesor. Si hay alguna duda de la "profundidad estratégica" de las relaciones entre Rusia y China, deberían ir abandonándose.

3.- Los días 13 y 14 de mayo se van a convertir en los nuevos marcadores de la nueva etapa que está desarrollándose ante nuestros ojos y a la que no vemos porque seguimos cegados por el brillo de los espejos, ese brillo que todavía nos hace decir que EEUU es un "imperio" sin percatarnos que estamos en la fase final de su colapso. Esos días en China se va a celebrar el acontecimiento político que lo va a marcar sin remisión: el Foro Internacional de "Un cinturón, una carretera", la nueva estrategia comercial china. Dicho así no dice nada, pero si añado que al mismo van a acudir 28 jefes de Estado y presidentes de Gobierno de Rusia, Bielorrusia, Indonesia, Turquía, Vietnam, Filipinas, Kazajstán, Pakistán, Uzbequistán, Malasia, Myanmar, Laos, Sri Lanka, Kenia, Etiopía... e incluso occidentales como Italia, Hungría, Grecia, Serbia, Chile, Argentina y puede que hasta España tal vez entendáis algo mejor la importancia de ello. Traducido: cada vez hay más vasallos de EEUU que se están buscando otro señor a quien servir. Suena a algo muy parecido a que las ratas son las primeras en abandonar el barco cuando ven que se está hundiendo. Hay un titular de la agencia británica Reuters que lo define a la perfección: "Dirigentes de todo el mundo están ansiosos por codearse con China".

5.- No es una apuesta vana, sobre todo porque en paralelo con esta celebración hay un reposicionamiento general de todos los países del mundo hacia el nuevo eje sobre el que ya está girando el planeta: 13 países han solicitado su incorporación al Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII), que ya tiene un año de funcionamiento. Si son aceptados, que lo serán y tal vez antes de esa reunión crucial de mayo, un total de 70 países de todo el mundo formará parte del BAII, dejando cada vez menos espacio hacia las instituciones más claramente imperialistas como el FMI o el Banco Mundial. Entre los aspirantes están Canadá, Bélgica, Perú, Venezuela, Hungría e Irlanda.

6.- La irrupción del yuan (o renminbi, nombre oficial de la moneda china) como moneda de reserva internacional desde que ha sido incorporada a la canasta de reservas de divisas del FMI sigue dando que hablar y no sólo por su resultado (en el año que lleva se ha hecho con el 1'07% del total de las reservas del mundo) sino porque es un fenómeno ascendente: Goldman Sachs afirma que la tendencia del dólar este año -en lo que respecta a moneda de reserva internacional- será de contracción frente al euro, la libre esterlina y el yuan. El fenómeno es imparable. Si se tiene en cuenta que el yen japonés o la libra esterlina han supuesto el 4% de las reservas de divisas del mundo, el porcentaje del yuan, aparentemente pequeño, es muy grande en solo un año.

7.- El nuevo poder político, militar y económico se está desplazando muy deprisa hacia el este, hacia Asia y ya hay quien está haciendo movimientos para que Occidente no esté en ese futuro. Rusia y China están haciendo los preparativos adecuados para que sea así. La redistribución del equilibrio de poder global ha pillado a contrapié a los viejos señores del mundo, que se resisten a aceptar su ocaso, quieren seguir dictando la política del mundo y ya sólo tienen una baza que jugar y ni siquiera es segura: el poder militar. Si hay ataque contra Corea del Norte, se va a poner a prueba de forma muy palpable.

El "imperio", ese que tantas pesadillas desata en América Latina, está viviendo en el mundo de hace muchos años, en el mundo anterior a 2008, cuando todos quienes ahora le están arrastrando hacia su colapso estaban de rodillas. Ya no es así. EEUU y sus vasallos mantienen la ficción, pero no debemos hacerlo nosotros.

El Lince

martes, 18 de abril de 2017

Corea del Norte vista y analizada por el intelectual Buruma

https://es.rt.com/527j
Un plan sin éxito: ¿Por qué EE.UU. no puede con Corea del Norte?
"Lo último que hace falta en la tensa situación del noreste de Asia es más posturas de macho", afirma el escritor Ian Buruma, quien afirma las "vanas amenazas" de EE.UU. "solo hacen el juego al dictador coreano".
Un plan sin éxito: ¿Por qué EE.UU. no puede con Corea del Norte?
Un soldado saluda durante un desfile militar en Pionyang (Corea del Norte), el 15 de abril de 2017.
Damir Sagolj Reuters
El profesor, escritor e historiador Ian Buruma ha asegurado en un artículo para la revista estadounidense 'The Atlantic' que EE.UU. "no puede hacer mucho sobre Corea del Norte" y que sobre cualquier cosa que lleve a cabo al respecto "necesitará a China". Asimismo, el experto ha advertido sobre el peligro de "hacerle el juego" a la dictadura norcoreana.

"El mundo se está adaptando a la bravata de Trump"

A raíz del aumento de la tensión en la Península coreana con el último lanzamiento fallido de un misil por parte de Pionyang el Pentágono ordenó movilizar al portaaviones USS Carl Vinson y a su grupo de ataque y dirigirlo hacia las aguas que rodean la Península coreana. En estos momentos, "el mundo se adapta", afirma Buruma, lentamente a la "bravata" del presidente de EE.UU. Donald Trump.
El escritor recuerda que el pasado 2 de abril, en respuesta a una pregunta sobre la posible cooperación con China para reducir la amenaza nuclear norcoreana, el mandatario estadounidense aseguró que si Pekín no resuelve el problema, sí lo hará Washington sin precisar, sin embargo, de qué manera.
Los misiles exhibidos durante el desfile militar celebrado en Pionyang el 15 de abril de 2017Reuters
Entretanto, el escritor advierte que "lo último que hace falta en la tensa situación en el noreste de Asia, donde una acción militar podría derivar en catástrofe, son más posturas de macho". Según el experto, "las vanas amenazas de Washington no solo son ineficaces, sino que hacen el juego al dictador coreano". Actúan, explica, como un factor que contribuye aún más a la "idolatría" del líder norcoreano y el nacionalismo coreano a través del "miedo de un ataque malvado extranjero".

¿Cómo puede ayudar Pekín?

Según Buruma, "no hay mucho" que EE.UU. pueda hacer con los intentos de Kim Jong-un de desarrollar el programa nuclear, "especialmente sin el apoyo de China", la cual, a su juicio, "es la única potencia que tiene alguna influencia en Corea del Norte".
El escritor añade que Pekín no está interesado en el colapso de su vecino comunista. "El régimen de Kim puede ser molesto pero una Corea unida llena de bases militares estadounidenses sería peor", advierte el escritor, "sin tener en cuenta la posible crisis de refugiados en las fronteras chinas".
Cooperar con China en este sentido "no sería difícil" pero el "secreto sucio" es que "en el noreste de Asia todos preferirían mantener el status quo", asegura Buruma. Añade que la posibilidad de la unificación pacifica de dos Coreas es muy baja. Lo que, según el historiador, sí es peligroso y hay que evitar es que Pionyang venda sus armas al extranjero. "Solo por esta razón la cooperación con China es esencial", enfatiza.

"Pionyang no renunciará a su arsenal nuclear, es todo lo que tiene"

Asimismo, Buruma explica que  "Kim Jong-un no renunciará a su arsenal nuclear porque es todo lo que tiene". "Sin la bomba Corea del Norte sería no más que una dictadura pequeña y pobre", mientras que, recuerda, "con misiles nucleares puede comportarse como una gran potencia".  Y, lo que es más importante, puede "retener a otras grandes potencias en el golfo", subraya el historiador.
Por todo ello, Buruma recuerda que no hay muchas posibilidades más y que el mundo tendrá que vivir con Pionyang como potencia nuclear. Añade que es inútil presionar a China para que fuerce a Corea del Norte a que abandone sus armas nucleares. La esperanza es que Pekín pida a los norcoreanos que no las usen, afirma el historiador.
"La situación es mala pero el mundo tendrá que vivir con esto", concluye el escritor. "Vivir bajo una dictadura brutal es un destino terrible, pero hasta esto es mejor que morir en una guerra nuclear", remata.